mujeres riot     octubre rojo - bonito cadaver - girls on stage - mujeres rápidas - olympic beauty - krisztina egerszegi fansite


Théroigne de Méricourt

 

Amazona de la Revolución

 


Mujeres Riot - Página Principal




- Josephine Baker
- Simone de Beauvoir
- Anita Berber
- Candice Bergen
- Teodora de Bizancio
- Fanny Blankers-Koen
- Boadicea
- Tamara Bunke
- Gia Carangi
- Mathilde Carré
- Camille Claudel
- Marie Curie
- Alexandra David-Neel
- Angela Davis
- Heike Drechsler
- Isadora Duncan
- Amelia Earhart
- Isabelle Eberhardt
- Jane Fonda
- Dian Fossey
- Dawn Fraser
- Cathy Freeman
- Greta Garbo
- Pam Grier
- Jean Harlow
- Lillian Hellman
- Frida Kahlo
- Petra Kelly
- Alexandra Kollontai
- Sofia Kovalevskaya
- Safo de Lesbos
- Rosa Luxemburgo
- Mata-Hari
- Theroigne de Mericourt
- Aspasia de Mileto
- Tina Modotti
- Maria Montessori
- Nawal El Moutawakel
- Alla Nazimova
- Evelyn Nesbit
- Marina Raskova
- Ethel Rosenberg
- Wilma Rudolph
- Susan Sarandon
- Jean Seberg
- Gerda Taro
- Flora Tristán
- Harriet Tubman
- Anna Seghers
- Irena Szewinska
- Valentina Tereshkova
- Grete Waitz
- Stanislawa Walasiewicz
- Beatrice Webb
- Virginia Woolf
- Clara Zetkin




Contact Me





1 2 3




3ª parte



"El frío riguroso no le hace cambiar este régimen. Jamás se la ha podido hacer acostar con una camisa o con dos frazadas. En los tres últimos años de vida se le dio un gran batón que casi nunca utilizó. Cuando hiela y no puede tener abundante agua, rompe el hielo para obtener agua, mojarse el cuerpo y en especial los pies. A pesar de que su celda es pequeña, oscura, muy húmeda y sin muebles, la encuentra muy bien, arguye estar ocupada en cosas muy importantes: sonríe a las personas que se le acercan; a veces responde bruscamente «No lo conozco» y se mete bajo la frazada. Raras veces responde adecuadamente. A menudo dice: «No sé; lo olvidé». Si se insiste, se impacienta; habla sola en voz baja; articula frases entrecortadas con las palabras «riqueza, libertad, fraternidad, Comité, revolución, pícaros, decretos, orden de arresto, etc. Odia a los moderados"

"Se enoja y se exalta cuando se la contraría; en especial cuando quiere impedírsele buscar agua. Una vez mordió tan furiosamente a una de sus compañeras, que le arrancó un pedazo de carne; el carácter de esta mujer había, pues, sobrevivido a su inteligencia"

"No sale casi nunca de su celda, donde por lo general permanece acostada. Si sale, lo hace desnuda o con su camisa; solo da algunos pasos, la mayoría de las veces en cuatro patas, se acuesta en el suelo y con la mirada fija, junta todas las briznas del hielo y las come. La he visto tomar y devorar pajas, plumas, hojas secas, pedazos de carne manchados de barro, etcétera. Bebe el agua que corre cuando limpia los patios, a pesar de que está cargada de desechos y suciedades, prefiriendo esta bebida a cualquier otra. Quise hacerla escribir, trazó algunas palabras, pero nunca pudo formar frases. Nunca dio ningún signo de histeria. El pudor parece apagado en ella y está habitualmente desnuda, sin enrojecer ante los hombres. Cuando en 1816 la hice dibujar, aceptó prestarse a ello sin parar mientes en el dibujo. A pesar de este régimen Théroigne ha continuado durante 10 años sana, estaba bien y regularmente reglada, comía mucho y no enfermaba"

"Algunos días antes de entrar en la enfermería apareció una erupción en todo el cuerpo. Théroigne se lavó como siempre con agua fría y se acostó en su cama inundada. Y la erupción desapareció, desde entonces se quedó en su cama sin comer y bebiendo agua"

"El 1 de marzo de 1817 Théroigne ingresa en la enfermería en un estado de gran debilidad. Su cara con delgadez y palidez extremas, con ojos fijos, blandos y apagados, con algunos movimientos convulsivos. Sus manos con ligera hinchazón, tiene un pulso muy débil; edema en los pies, llegando a su fin el 9 de junio, a los 55 o 57 años, sin haber recobrado la razón ni un solo momento".



Comentarios sobre la historia de Esquirol

Esta historia clínica de los comienzos de la Psiquiatría podría ser comentada por Santo Tomás, quien escribe: "Quanto ille qui peccat, magis est compos suae mentis, tanto gravius peccat: unde alienatis non imputantur peccata" (a los enfermos mentales no se les imputan sus pecados)

Comentaríamos además que la "conducta lustral", como luego veremos, revela que Théroigne se castigaba de una manera despiadada, dominada por una conciencia moral primitiva y sádica y que cualquier castigo externo debía ser insignificante comparado con el que se propinaba diariamente.

Aparentemente el hecho de ser azotada por sus antiguas compañeras conmocionó a la heroína y truncó su actividad política (1793) aunque nada dice Esquirol de este episodio. Militante feminista, cambió de postura cuando la situación estaba a favor de sus ideales. Sus últimos llamados a la unión parecen llamados a su misma subjetividad. En 1794 la psicosis ya se había desencadenado y en 1800 es internada en el manicomio. ¿Cuál fue el desencadenante de su psicosis? La historia popular resalta la paliza de sus ex compañeras, punto sobre el que insiste Breton en su "Breve diccionario del erotismo".

Creemos que la enfermedad comienza alrededor de los 35 años. Podemos decir que la personalidad previa de Théroigne estuvo signada por lo que los franceses llaman "desequilibrio psíquico" y los alemanes "personalidades psicopáticas", Sin que esta forma de ser implique enfermedad alguna. Su evolución es seguida por más de 20 años y la historia de Esquirol pretende ser el resumen, la mirada médica sobre el caso, que denomina de "lipemanía" (¿melancolía?).

Notamos la extremada desintegración del lenguaje, casi incoherencia, con apego a las temáticas que conmocionaron su vida. Es llamativa la pérdida de los "valores preventivos" tanto culturales como físicos, su indiferencia, glotonería, la musitación casi permanente y las estereotipias relacionadas con el agua y el baño. Sobre este último tema Saurí escribe:



"Para Théroigne tiene una importancia fundamental, pues organiza su vida en función de la limpieza, se pone fuera de sí cuando le falta y no levita en arrastrar el frío glacial para conseguirlo. El sentido purificatorio y lustral de su conducta es patente a nuestros ojos actuales".



Fenoménicamente la desintegración psíquica ha reducido los medios de expresión a las funciones básicas de simbolización, disminuyendo sus posibilidades de comunicación. Episodios de agitación alternan con desgano y abatimiento, encerrándose en un autismo centrado sólo en las vivencias conmocionantes y en el cual parece haber agotado su "élan vital". Es un volcán apagado. Con respecto al diagnóstico diferencial había que deslindar una parálisis general progresiva ya descripta por Bayle y no ignorada por Esquirol. Se dice que habitualmente una parálisis lleva a la muerte en un plazo variable de 2 a 5 años (sin tratamiento), aunque se conocen casos de hasta 10 años. La ausencia de signos neurológicos, de ictus y de consunción física la descarta.

¿Se puede pensar realmente en otro tipo de cuadro? Sabemos que el deterioro hospicial logra cuadros de demencia mucho más profundos que los propios "de la historia natural".

Esquirol la pensó como una suprema alteridad, rechazo de todos los valores que consideraba sagrados, el propio "defecto" de Théroigne lo ayudó enormemente. Pero, ¿cuál era la "urdimbre creencial" (Saurí) del positivismo naciente y que encarnaba el alienista Esquirol? El del "buen burgués", de sexo masculino, adulto, blanco como figura dominante. Naturalmente, Théroigne como mujer, como sexualmente amenazante, como feminista, como revolucionaria, estaba excluida de esta soberanía.

Para un intelectual progresista actual esta pobre mujer podría ser perfectamente una "prisionera política", ¿Pero que analisis más profundo podríamos hacer?

Evidentemente, la Revolución que propugnó los derechos fundamentales del hombre no pudo pensar y aplicar los derechos de las mujeres como derechos humanos. La igualdad sólo fue para los ciudadanos y no para las relaciones entre los géneros.

Théroigne es un ejemplo de ello, discriminada desde el nacimiento (¡una mujer más en la familia!), sirvienta, debe haber sido una niña explotada, abusada, agredida. Ser prostituta fue, viéndolo hoy, una manera de abrirse camino en una sociedad rígidamente separada en estamentos aparentemente inconmovibles. La educación fue además para ella una herramienta de liberación.

Esta misma educación la acercó al pensamiento de la Ilustración, que en aquella epoca era el más critico con con la realidad injusta. Su ideal producto de identificaciones "vacilantes" fue a su vez generador de identificaciones sociales, pues cientos de mujeres la siguieron. Sin embargo, el "ideal utópico" debe haber provocado ataques envidiosos y celos mortales. El empezar a ver el mundo con los ojos de las mujeres en un entorno todavía no maduro para ello también creemos que la acercó al derrumbe. El episodio de la "paliza" debe haber sido una conmoción o episodio actual (desencadenante) que la hizo caer en lo que llamaríamos hoy un episodio melancólico. Ahí acabó su existencia, su historia vivencial interna se congeló, se paralizó y se hundió en la alienación.

Theroigne de Mericourt no tuvo el reconocimiento de otras heroínas revolucionarias, como sobre todo Olimpia de Gouges, pero su historia no es menos fascinante. La ciudadana Theroigne merece nuestro reconocimiento y su reivindicación como una gras luchadora revolucionaria y contra las convenciones de una epoca, un combate tan duro que terminó por destruirla mentalmente. Pero su legado y las ideas que defendió perviven, y acabaron imponiéndose en la construcción de la nueva sociedad y del nuevo hombre y de la nueva mujer.





1 2 3







Mujeres Riot - Página Principal