mujeres riot     octubre rojo - bonito cadaver - women on track - mujeres rápidas - olympic 88 - krisztina egerszegi fansite


Teodora, Emperatriz de Bizancio

 

De prostituta a Emperatriz de Bizancio

 


Mujeres Riot - Página Principal




Artistas

- Joan Baez
- Josephine Baker
- Anita Berber
- Candice Bergen
- Camille Claudel
- Marlene Dietrich
- Isadora Duncan
- Frances Farmer
- Jane Fonda
- Greta Garbo
- Pam Grier
- Jean Harlow
- Janis Joplin
- Frida Kahlo
- Tina Modotti
- Alla Nazimova
- Rosaura Revueltas
- Susan Sarandon
- Jean Seberg
- Gerda Taro



Escritoras

- Simone de Beauvoir
- Eva Forest
- Lillian Hellman
- Safo de Lesbos
- Anna Seghers
- Mary Shelley
- Virginia Woolf



Deportistas

- Fanny Blankers-Koen
- Mildred Didrikson
- Heike Drechsler
- Krisztina Egerszegi
- Dawn Fraser
- Cathy Freeman
- Stefka Kostadinova
- Nawal El Moutawakel
- Wilma Rudolph
- Sara Simeoni
- Yelena Shushunova
- Irena Szewinska
- Grete Waitz
- Stanislawa Walasiewicz



Activistas

- Tamara Bunke
- Clara Campoamor
- Rachel Corrie
- Angela Davis
- Martha Dodd
- Betty Friedan
- Emma Goldman
- Olympe de Gouges
- Dolores Ibarruri
- Petra Kelly
- Alexandra Kollontai
- Aida Lafuente
- Rosa Luxemburgo
- Theroigne de Mericourt
- Ana Pauker
- Ethel Rosenberg
- Sophie Scholl
- Flora Tristán
- Harriet Tubman
- Beatrice Webb
- Mary Wollstonecraft
- Clara Zetkin



Otras

- Mercedes de Acosta
- Aspasia de Mileto
- Boadicea
- Gia Carangi
- Mathilde Carré
- Cleopatra
- Marie Curie
- Alexandra David-Neel
- Amelia Earhart
- Isabelle Eberhardt
- Dian Fossey
- Sofia Kovalevskaya
- Mata-Hari
- Maria Montessori
- Evelyn Nesbit
- Florence Nightingale
- Bonnie Parker
- Marina Raskova
- Teodora de Bizancio
- Valentina Tereshkova




Contact Me





La Emperatriz Teodora en el Coliseo (Benjamin-Constant)

La Emperatriz Teodora en el Coliseo (Benjamin-Constant)




Uno de los ascensos más meteóricos de la historia fue el que protagonizó una joven cirquera y meretriz a quien hoy conocemos como la emperatriz Teodora de Bizancio, quien supo sobreponerse a un pasado bastante escabroso a tal punto que gracias a ella su marido pudo conservar el trono.

Nacida hacia el año 502 de la era cristiana, era la hija de un cirquero llamado Acacio que poseía varios osos amaestrados, y no se sabe exactamente si Teodora nació en la isla de Creta o en Siria. Acacio trabajaba en el hipódromo de Constantinopla, donde era maromera y mimo. Dado que de todas maneras la profesión del show business no era muy bien vista para las mujeres, teodora desde muy chavala comenzó también a ejercer el oficio más viejo del mundo para complementar los ingresos. Se cree que Teodora perdió su «sello de garantía» con un comediante llamado Filippo mientras esperaban tras bambalinas su entrada al escenario. Entre los actos de Teodora estaba montar semidesnuda encima de briosos corceles, y en varias ocasiones le ponían gansos salvajes a recoger frutas y granos sostenidos por la muchacha en su entrepierna. Teodora parecía no conocer el miedo, y esa característica habría de servirle de mucho en el futuro.



Emperador Justiniano       Emperatriz Teodora

El Emperador Justiniano y la Emperatriz Teodora



A los 16 años, Teodora se fugó del circo como amante de un oficial. Ecebolo, su amante, la conservó a su lado por 4 años pero luego la dejó botada y pipona en Egipto. Al parecer el oficial tenía serias dudas en cuanto a la paternidad del hijo que esperaba Teodora.

Teodora, desengañada y triste, optó por refugiarse en la luminosa Alejandría, lugar en el que conoció a Severo, líder de la secta cristiana de los monofisos, quienes creen que Jesús no fue mitad divino y mitad humano, sino que le adjudican a Cristo características completamente divinas.

Convencida sobre esta doctrina, regresó a Constantinopla para trabajar como hilandera en un taller cercano al palacio donde moraba Justiniano, sobrino del emperador Justino y heredero del trono bizantino.

La casualidad quiso que una antigua amiga suya amante del general Belisario (hombre de confianza del futuro dignatario), la pusiera en contacto con las elites aristócratas. En esos ambientes conoció a Justiniano, que quedó prendado por su belleza e inteligencia. De inmediato se convirtieron en amantes y, en pocos meses, Teodora pasaba de los infiernos circenses a la cúspide social como patricia del Imperio Romano en Oriente, a pesar de que existía una ley que prohibía que la realeza y los nobles se casaran con prostitutas, sirvientas o mujeres de orígenes dudosos. Tras haberseles negado en tres ocasiones el derecho a casarse, sobre todo por intrigas de la tía de Justiniano (una arpía fabulosa conocida como la emperatriz Lupino), por fin pudieron contraer nupcias. Tras la muerte del emperador Justino, su pariente accedió al trono y con él su flamante esposa, de 27 años de edad.



Sarah Bernhardt como Teodora de Bizancio

La actriz Sarah Bernhardt en el papel de Teodora (1884)



Una vez que se vio convertida en consorte del monarca, Teodora se dio a la tarea de establecer que no sería solamente un ornamento, por muy bella que fuera. Teodora tomó cartas en distintos asuntos concernientes a mejorar la calidad de vida de las mujeres del imperio bizantino, influyendo en su esposo Justiniano para que codificara el derecho romano en el "Corpus Juris Civilis". Inspiradas por ella aparecieron leyes que defendían la igualdad de la mujer, el derecho al divorcio, la prohibición de castigos por adulterio, el reconocimiento hacia los hijos bastardos y la defensa de sus derechos de herencia, la imposición de penas para los violadores, la posibilidad de abortar y la prohibición de la prostitución forzosa. Además, se encargó de crear planes de rescate para jóvenes que habían sido prostitutas, rehabilitándolas para otros oficios. Tambien promulgó leyes que permitieran que las mujeres pudieran ser propietarias y heredar sumas de dinero o propiedades y además mejoró el sistema de atención a la salud femenina.



Teodora de Bizancio

La Emperatriz Teodora de Bizancio y su corte (mosaico de la Basílica de San Vitale en Rávena)



Para colmo, Justiniano atendía a los consejos sabios de su mujer, y pronto prefirió escoger asesores de humilde origen pero de gran probidad, prefiriéndoles por encima de corruptos nobles. El rebelde Procopio concibió un odio visceral en contra de Teodora, acusándole de hacer cornudo a Justiniano y de manejarlo como títere. Además, afirmaba que Teodora subyugaba a su pelele marido recurriendo a toda suerte de malos trucos aprendidos en su oficio de meretriz, y las malas lenguas con la mía a cargo del club sostenían que Teodora fue además precursora del strip tease, el cual se lo ejecutaba a Justiniano hasta quedar solamente vestida con joyas.

Teodora había sido coronada junto a su marido un 4 de abril del año 527 y gozaba al máximo de su poder. Es por eso que cuando se dio la revuelta de Nika, mostró de qué acero estaba hecha. Dos grupos políticos, rivales entre sí, comenzaron un alboroto en el hipódromo. Luego prendieron fuego a varios edificios gubernamentales y proclamaron a un nuevo emperador. Justiniano y sus oficiales no pudieron controlar a la muchedumbre, y ya estaban listos para hacer operativo cusuco cuando Teodora se armó de valor, lanzó un discurso de la importancia de un hombre que moría como líder por encima de la de otros que vivían como cobardes, y la gente se conmovió. Ipso facto, Justiniano dejó de actuar como eunuco y se lanzó a atacar a los rebeldes con sus huestes. Unos 30 mil rebeldes murieron en el Hipódromo, emergiendo Justiniano como victorioso en gran parte por la valentía y el coraje de su hermosísima esposa.



Basílica de Hagia Sofía

Una reconstrucción de la Basílica de Hagia Sofía antes de su conversión en mezquita



Teodora impulsó el embellecimiento de la ciudad de Constantinopla, erigiendo puentes y acueductos además de 25 iglesias, entre ellas la de Hagia Sofía. Teodora además protegió a los miembros de la secta monofisita, llegando a instalar como patriarca de Constantinopla a un prelado de esa secta. Teodora además fue una genuina reformista social y una verdadera mecenas del arte sin necesidad de bombo y platillo o de estafar a ninguna entidad financiera.

En 548 se le manifestó un incontenible cáncer de pecho que en pocos meses le arrebató la vida. Tenía poco más de 40 años y había logrado entrar en la galería de personajes más relevantes y decisivos de la Historia. Su cuerpo fue remitido a la Iglesia del Santo Apóstol, uno de los templos más espléndidos que ella y Justiniano habían mandado a construir.

Bellos mosaicos que rememoran la belleza de Teodora aún existen en Ravena, Italia. Justiniano quedó como cúcala desarbolada a la muerte de su consorte, y una secta de cristianos la considera una santa cuya fiesta se conmemora los 30 de diciembre. Para otros, entre ellos Procopio, Teodora fue una ramera oportunista que manipuló descaradamente a Justiniano. Sin embargo, la influencia de esta preciosa y audaz mujer sigue sintiéndose incluso hoy en día en las obras de feministas y filántropos que han sabido recoger su ejemplo.




 Justianiano y Teodora de Bizancio

Justiniano y Teodora




Imperio Bizantino

Expansión del Imperio Bizantino durante el reinado de Justiniano












Mujeres Riot - Página Principal