mujeres riot     octubre rojo - bonito cadaver - girls on stage - mujeres rápidas - olympic beauty - krisztina egerszegi fansite


Rosa Luxemburgo

 

La Rosa Roja

 


Mujeres Riot - Página Principal




- Josephine Baker
- Simone de Beauvoir
- Anita Berber
- Candice Bergen
- Teodora de Bizancio
- Fanny Blankers-Koen
- Boadicea
- Tamara Bunke
- Gia Carangi
- Mathilde Carré
- Camille Claudel
- Marie Curie
- Alexandra David-Neel
- Angela Davis
- Heike Drechsler
- Isadora Duncan
- Amelia Earhart
- Isabelle Eberhardt
- Jane Fonda
- Dian Fossey
- Dawn Fraser
- Cathy Freeman
- Greta Garbo
- Pam Grier
- Jean Harlow
- Lillian Hellman
- Frida Kahlo
- Petra Kelly
- Alexandra Kollontai
- Sofia Kovalevskaya
- Safo de Lesbos
- Rosa Luxemburgo
- Mata-Hari
- Theroigne de Mericourt
- Aspasia de Mileto
- Tina Modotti
- Maria Montessori
- Nawal El Moutawakel
- Alla Nazimova
- Evelyn Nesbit
- Marina Raskova
- Ethel Rosenberg
- Wilma Rudolph
- Susan Sarandon
- Jean Seberg
- Gerda Taro
- Flora Tristán
- Harriet Tubman
- Anna Seghers
- Irena Szewinska
- Valentina Tereshkova
- Grete Waitz
- Stanislawa Walasiewicz
- Beatrice Webb
- Virginia Woolf
- Clara Zetkin




Contact Me





1 2




1ª parte




Nacida bajo la autocracia zarista


De origen judio, esta luchadora proletaria nació el 5 de marzo de 1871 en Zamosc, ciudad próxima a Lublin, en Polonia oriental, entonces sometida al Imperio zarista. Era la hija pequeña en una familia de cinco hermanos, a quien una lesión mal atendida le dejó un defecto permanente en la cadera.



Rosa Luxemburgo



Aunque Zamosc era muy pobre y los judíos constituían el último eslabón en la jerarquía social, el abuelo de Rosa Luxemburgo había fundado un próspero negocio de maderas y pudo pagar los estudios de sus hijos en los mejores institutos de Berlín. Su familia se desenvolvió en un ambiente muy cultivado e influenciado por los más avanzados escritores occidentales, especialmente alemanes. Muy allegado a ellos era el poeta sefardí León Pérez, agitador contra el zarismo y defensor del nacionalismo polaco. Polonia pugnaba por sobrevivir repartida y dividida por dos grandes naciones, como Alemania y Rusia, aunque en medio de una opresión asfixiante podía beneficiarse también de su proximidad a dos civilizaciones tan distintas y tan fructíferas. Ese crisol de influencias determinó el abierto contenido internacionalista que caracteriza la obra de Rosa Luxemburgo.

Cuando tenía tres años su familia se trasladó a Varsovia. En el colegio estaba prohibido hablar polaco, aunque clandestinamente los jóvenes lo hacían como forma de protesta contra el intento de rusificación que trataba de desplegar el zarismo. Las escuelas eran un nido de agitación contra el absolutismo. Cuando terminó sus estudios se le negó la medalla de oro, pese a que todas sus calificaciones eran extraordinarias, a causa de su actividad clandestina.

En 1887 Rosa Luxemburgo, que sólo contaba entonces 16 años, ya era militante del Partido Revolucionario Socialista "Proletariat" y se relacionaba con los círculos obreros más conscientes. En aquella época "Proletariat" había sido prácticamente desmantelado. El zarismo había asesinado a los dirigentes obreros y gran parte de los cuadros de la organización se encontraban en prisión o deportados. Sólo grupos muy pequeños de conspiradores seguían manteniendo la llama de la resistencia. Formado en 1882, "Proletariat" tenía vínculos estrechos con los populistas rusos y en aquellas fechas, fruto de la dispersión, comenzó a cometer acciones armadas a la desesperada. Pero a diferencia de los populistas que Lenin analizó en sus primeros escritos, "Proletariat" estaba claramente influido por el marxismo.

Pero pronto el movimiento obrero comenzó a resurgir de los rescoldos del terror zarista y en 1889 se creó el sindicato "Federación de Trabajadores Polacos", en la que intervino Rosa Luxemburgo. Una huelga convocada en Lodz acabó con una horripilante masacre de 46 obreros asesinados por la guardia zarista, una de las peores de la historia. La persecución política llegó a Rosa Luxemburgo, que en 1889 tuvo que abandonar su país y cruzar la frontera clandestinamente.

Se refugió en Zurich, entonces un hervidero de revolucionarios de todas las latitudes. Allí estudió Filosofía, Ciencias Naturales, Matemáticas, Historia, Política y Economía, y conoció a Plejánov, Axelrod, Vera Zasulitch, Parvus y otros marxistas rusos, alemanes y polacos. Pero sobre todo, conoció a León Jogiches, como ella también marxista, judío y polaco, que sería su compañero para el resto de sus días, influyéndose recíprocamente.





La lucha ideológica entre los marxistas polacos


Jogiches disponía de una considerable fortuna, que puso a disposición de Axelrod y Plejanov para que pudieran desarrollar el partido socialdemócrata ruso, aunque acabó rompiendo pronto con ellos. Entonces Luxemburgo y Jogiches se dedicaron a reagrupar a las fuerzas revolucionarias polacas, y con "Proletariat", la "Federación de Trabajadores Polacos" y dos grupos escindidos del PPS (Partido Socialista Polaco) crearon una nueva organización con las mismas siglas (Partido Socialista Polaco), que en 1893 comenzó a editar en París Sprawa Robotnizca ("La Causa Obrera"). El amplio informe del nuevo Partido a la II Internacional fue redactado por ella.



Rosa Luxemburgo



Este informe demuestra ya una extraordinaria clarividencia política a la hora de trazar la línea política del Partido, que debía huir tanto del blanquismo como del reformismo. Ponía el acento en la lucha de masas y la necesidad de educarlas en el combate a través de la organización sindical y las reivindicaciones democráticas. Con sólo 22 años Rosa Luxemburgo demostraba ya una extraordinaria capacidad de análisis y un precoz instinto revolucionario.

Sin embargo, las tesis que sostenía ya entonces sobre la cuestión de las nacionalidades oprimidas y el derecho de autodeterminación, distaban de resultar correctas. En aquella época este problema era tremendamente complejo, y más en Polonia, un país que no solamente estaba ocupado sino que su independencia se enfrentaba a tres formidables enemigos como Alemania, Rusia y el Imperio Austro-Húngaro, que se la habían repartido. Rosa Luxemburgo no defendió nunca un principio único y universal para resolver este problema, sino que acudió siempre a soluciones tácticas y cambiantes en función de cada caso concreto. Sólo Lenin desarroló después acertadamente el principio de autodeterminación que, con la entrada en la fase imperialista del capitalista, adquiría una importancia trascendental. No deja de ser significativo que Lenin, partícipe de una nación opresora, analizara la cuestión mucho mejor que Luxemburgo, originaria de una nación oprimida. El internacionalismo de la gran revolucionaria polaca la llevó en este punto a cometer un importante error estratégico, subestimando la energía nacionalista de amplias capas populares de Polonia. Ahora bien, incluso en sus errores Rosa Luxemburgo demostraba una gran capacidad de análisis y de aplicación creadora del marxismo, que no se limitaba a repetir frases hechas y que extraía del marxismo toda su energía revolucionaria.

La unión dentro del Partido Socialista no duró mucho. Instalados en el exilio de París en 1892, los dirigentes de "Proletariat" rectificaron y promovieron la consigna de la independencia de Polonia. Se desató una feroz lucha ideológica (pero por parte de sus adversarios también plagada de descalificaciones) que llegó hasta el Congreso de Zurich de la II Internacional, donde Plejanov (y con él Engels) votó a favor de la independencia de Polonia, en contra de las tesis de Luxemburgo.

Se produjo la escisión, creando Luxemburgo el nuevo SDKP (Partido Socialdemócrata Polaco), opuesto a la independencia de Polonia. Todas las calumnias y los sucios intentos del PPS por expulsar al Partido Socialdemócrata de Luxemburgo de la Internacional fracasaron, e incluso el nuevo partido obtuvo cierto éxito en el Congreso de Londres de 1896 al ganar una votación en contra de la independencia y a favor de la autodeterminación.

Mientras todo esto sucedía en el exilio, en el interior de Polonia la situación era bien distinta, con el movimiento obrero paralizado y ajeno a aquellas discusiones. Las organizaciones estaban desmanteladas y entre quienes se esforzaron por fortalecer al nuevo Partido Socialdemócrata destacó pronto uno de las gandes figuras del movimiento comunista internacional, Félix Dzherzinski, que logró agrupar a los marxistas lituanos con los polacos en un sólo partido, que adoptó las siglas SDKPL.





Traslado a Alemania


Por aquellas fechas comenzó a colaborar en Neue Zeit el influyente periódico dirigido por Kautsky, en el que sus artículos llamaron la atención de toda la socialdemocracia por su profundidad, el acopio de datos y la agudeza en la exposición, aunque jamás fue reconocida por los dirigentes del PPS, que siguieron lanzando ignominiosas acusaciones contra ella. Pero todo eso no impidió que con sus escritos alcanzara un enorme prestigio internacional, que la llevó a visitar Francia durante varios meses, en los que tuvo oportunidad de conocer a Jules Guesde, y Vaillant, el héroe de la Comuna de París.

Decidió instalarse a Alemania, que entonces era el corazón del movimiento obrero internacional y donde radicaba una parte importante del proletariado polaco. En mayo de 1898 radicó en Berlín y contrajo un matrimonio de conveniencia con un alemán para cambiar su pasaporte ruso por el prusiano y poder así desarrollar actividades políticas (prohibidas a los extranjeros) y no correr tampoco el riesgo de ser extraditada a su país.

Fue destinada a Silesia por el SPD (Partido Socialdemócrata Alemán) para agitar entre los mineros polacos, y entonces pudo comprobarse otra de las grandes cualidades de Luxemburgo: la oratoria, la capacidad de transmitir y llegar a las masas obreras con un mensaje claro y lleno de entusiasmo revolucionario. Los obreros de las minas le llevaban flores y le pedían que no se marchara, que se quedara con ellos para ayudarles en sus luchas. Se ganó la simpatía del máximo dirigente de la II Internacional, Karl Kautsky, con cuya familia mantuvo una amistad íntima, así como de otras figuras revolucionarias de la época, como Franz Mehring y Ausgust Babel, así como con Clara Zetkin, que inició los primeros análisis marxistas sobre la situación de la mujer trabajadora.

Por su triple condición de mujer, judía y extranjera, los problemas le persiguieron dentro de un partido, que ya entonces era el más numeroso y organizado del mundo, aunque no del todo limpio ni mucho menos. Tuvo numerosos roces en los que sacó a relucir su fuerte personalidad; no era de las que se callaba ni se doblegaba ante ningún santón, por más fama que tuviera. En una ocasión escribió replicando a los insultos de la redacción del influyente diario "Vörwarts" lo siguiente: "Existen fundamentalmente dos tipos de seres vivos, los vertebrados que gracias a eso pueden andar y, en ocasiones correr, y los invertebrados, que solamente pueden reptar y vivir como parásitos". Así de vivo era su genio... Sólo tenía 27 años y ya se enfrentaba a la vieja guardia socialdemócrata, cargada de medallas, pero que empezaba a dar alarmantes muestras de esclerosis política.

Su estilo incisivo le costó multas gubernativas e incluso en junio de 1904 fue condenada a varios meses de prisión por "injurias al rey".





La batalla contra el revisionismo


Dentro del SPD las tendencias reformistas se consolidaron y crecieron. Para combatirlas Rosa Luxemburgo escribió en 1899 "Reforma social o revolución", una de sus obras fundamentales en la que, paralelamente a Lenin, desarrolla la batalla contra el revisionismo moderno de Bernstein.

Las ideas entonces expuestas por Bernstein siguen siendo las mismas que toda laya de revisionistas, y traidores del movimiento obrero han seguido defendiendo hasta nuestros días. Todo lo que hoy en día oímos, ya fue formulado hace un siglo, y la historia lo ha refutado. Frente al parlamentarismo que embobaba a la socialdemocracia, Rosa Luxemburgo escribe: "Es cierto que, formalmente, el parlamentarismo sirve para dar expresión a los intereses de toda la sociedad dentro de la organización estatal. Por otro lado, sin embargo, lo único que el parlamento permite manifestarse es a la sociedad capitalista, es decir, una sociedad en la que los intereses capitalistas son predominantes".

Por eso este libro es un material obligado de lectura y reflexión en las filas del movimiento obrero revolucionario. No se trata de otra cosa que de la defensa de la vigencia del marxismo, y en él están ya refutadas las mismas acusaciones que hoy se lanzan contra las ideas comunistas.

Luxemburgo no se opone a las reformas sociales sino que rechaza el argumento de que se puede llegar al socialismo a través de una reforma paulatina del capitalismo. Rosa Luxemburgo demuestra que la táctica revisionista supone una aceptación del sistema capitalista.



Rosa Luxemburgo



En contra de Bernstein y los revisionistas, que preveían un capitalismo organizado, pacífico y planificado, Rosa Luxemburgo anuncia la inevitabilidad de las crisis económicas y el gran alcance que iban a adquirir. Considera a los revisionistas como herederos de Kant, de Proudhon y de Lassalle, al tiempo que defiende que el desplome de todo el sistema capitalista es inevitable. Para ella el colapso inevitable del capitalismo es la "piedra angular" de la ciencia marxista, que poco a poco debe irse imponiendo sobre todos los errores utopistas pequeñoburgueses que le han precedido. Considera, además, que la ley del hundimiento inevitable del capitalismo forma parte de la tradición teórica de la socialdemocracia alemana y que, al separarse de ella, Bernstein la ha traicionado. La socialdemocracia siempre había pensado que el socialismo llegaría con una "crisis general y aniquiladora", de que el capitalismo acabaría "por sí solo y víctima de sus propias contradicciones".

Además diferencia muy agudamente las crisis iniciales del capitalismo "producto de su crecimiento infantil" con las crisis de decadencia que aún no han llegado pero que cabe esperar. Aquellas primeras crisis, decía Luxemburgo, derivan de la fase de expansión del capitalismo, mientras que las futuras van a ser crisis de envejecimiento y decrepitud. Esta genial aportación, que luego desarrollaría Lenin, aparece por vez primera en Luxemburgo:

"Los límites del capitalismo están en el mercado: el capitalismo no es capaz de una expansión ilimitada precisamente por esa falta de salidas a la producción", aunque llega a afirmar, lo que es bastante discutible, que bajo el capitalismo "el intercambio domina la producción".

Luxemburgo trata de fundamentar la inviabilidad del capitalismo como modo de producción, aunque tomando en consideración contradicciones que por un lado son puramente objetivas y, por el otro, son secundarias y no pueden tener esa virtualidad. Pone al mismo nivel la contradicción entre la socialización de la producción y la privacidad de la apropiación, con la contradicción entre la producción y el consumo. Critica a Bernstein porque defiende la posibilidad de superación de las crisis por el capitalismo, cuando según ella "la eliminación de las crisis supone la superación de la contradicción entre producción e intercambio". El capitalismo desaparecerá como consecuencia de la crisis de subconsumo. No habría crisis si la producción coincidiera con el mercado, si éste tuviera una capacidad de expansión ilimitada.

Hay también en esta obra otras importantes aportaciones que luego desarrollará también Lenin, como la negación de que el monopolismo pueda resultar compatible, según decía Bernstein, con la progresiva democratización:

"A consecuencia del desarrollo de la economía mundial y la agudización y generalización de la lucha competitiva en el mercado mundial, el militarismo y la marina de guerra han pasado de ser instrumentos de la política mundial a llevar la voz cantante tanto en la vida interior como en la exterior de los grandes Estados. Y si la política mundial y el militarismo suponen una tendencia ascendente en el momento actual, en consecuencia la democracia burguesa se moverá en línea descendente".





La revolución de 1905


La revolución rusa de 1905 fue también la revolución polaca, que fue donde aparecieron sus primeros brotes. El domingo 22 de enero de 1905 la guardia zarista disparó contra una manifestación de 200.000 obreros en San Petersburgo matando a 2.000 de ellos e hiriendo a otros muchos. Como consecuencia de ello se produjo un levantamiento general en todo el imperio que se prolongó hasta diciembre, participando millones de obreros por primera vez en la historia.

El absolutismo, que simultáneamente estaba siendo derrotado por Japón en la guerra, se vio contra las cuerdas y mostró su vulnerabilidad ante el proletariado. En octubre se vio obligado a ceder, reconociendo algunos derechos políticos básicos y convocar elecciones.

Como suele ocurrir, la contundencia de los hechos zanjó una interminable discusión en el seno de la socialdemocracia rusa que, constituida como partido (POSDR) en 1898, se había escindido cinco años más tarde en varios grupos, entre ellos los bolcheviques y los menchviques. La revolución demostró que Lenin tenía razón: el capitalismo se había desarrollado en Rusia, había que desatar una revolución democrático burguesa contra el zarismo y esa tarea sólo la podía cumplimentar el proletariado.

En Alemania (y en la II Internacional en general) sólo Rosa Luxemburgo se interesaba por las cuestiones rusas. Se interesa por la escisión en el POSDR y, estallada la revolución, escribe numerosos artículos y pronuncia conferencias ante los obreros alemanes, vivamente interesados por la suerte de sus compañeros de clase, mientras la burocracia del SPD miraba hacia los kadetes y los eseristas.

Los artículos y conferencias le cuestan una condena por incitación a la violencia y pasa una temporada en prisión. Al salir comprende que no basta con escribir sino que es imprescindible la intervención directa sobre el terreno, por lo que a finales de diciembre de 1905 se traslada clandestinamente a Varsovia, todavía en estado de guerra, con la tropa patrullando por la calle, los comercios cerrados, las reuniones prohibidas y las barricadas cerrando todos los accesos.

El 4 de marzo es detenida en Varsovia junto con León Jogiches aunque logró su libertad el 28 de junio a causa de su delicado estado de salud, y fue expulsada de Varsovia. Viajó entonces San Petersburgo y luego a Finlandia, donde escribió su obra "Huelga de masas, partido y sindicatos", al calor de la experiencia de la revolución. En enero del año siguiente la autocracia zarista condenó a Jogiches por "alta traición" a ocho años de trabajos forzados, aunque logró huir de prisión en abril.





La discusión sobre el Partido


La batalla conta el revisionismo dentro del SPD no acabó con la expulsión de Bernstein y los demás revisionistas del Partido. Ésta es la diferencia fundamental con Rusia y los bolcheviques, que no solamente rompieron de palabra, sino en los hechos, creando una auténtica organización revolucionaria.

En la escisión dentro del POSDR, Rosa Luxemburgo se mantuvo equidistante entre los mencheviques y los bolcheviques. Su concepción al respecto era diferente de la de éstos, a los que criticaba su centralismo a ultranza.

Luxemburgo asimilaba la postura bolchevique con la que anteriormente ella había criticado a "Proletariat" por blanquista. Este es uno de los errores más graves de su pensamiento, la idea imprecisa de la "organización como proceso" que está directamente enfrentada a la tesis leninista de la necesidad de un partido dirigente, organizado conforme a los principios del centralismo democrático.

Esta errónea tesis de Luxemburgo, tan difundida hoy día, desarma peligrosamente a la clase obrera, hasta el punto que la Internacional Comunista se vio obligada a plantarle batalla otra vez en 1925 para desterrarla del seno de los partidos y evitar el espontaneísmo. La revolución rusa de 1917 fue posible porque fue dirigida por el Partido bolchevique, mientras que sólo unos meses después, la revolución alemana de 1919 fracasó porque no existía allí un partido de esas características: "En el momento de la crisis -escribió Lenin- los obreros alemanes se han visto sin un partido verdaderamente revolucionario debido a la tardanza en hacer la escisión, debido a la maldita tradición de la 'unidad' con la banda de lacayos, venal (los Scheidemann, Legien, David y cía) y falta de carácter (los Kautsky, Hilferding y cía)".

Era Lenin y no Luxemburgo quien tenía razón también en este punto: no existe revolución sin una vanguardia comunista con una línea política adecuada que se ponga a la cabeza de la clase obrera, que mantenga una implacable lucha ideológica contra las desviaciones que van surgiendo por el camino, que preserve la vigilancia ideológica en el mismo interior de sus filas, que se fortalezca depurándose de los elementos oportunistas y al mismo tiempo se mantenga unido y disciplinado.

No eran esos los fundamentos de la socialdemocracia alemana, anclado en el burocratismo y sólo preocupado por los recuentos electorales. En el Congreso de 1904 Luxemburgo había logrado introducir, entre fuertes rechazos internos, la vía de la "huelga geneal política", pero eran pocos los que estaban dispuestos a comprometerse con ella. Era evidente que el SPD había degenerado en el reformismo más ramplón, pero a diferenia de Rusia no había en Alemania una alternativa sólida porque aunque Luxemburgo apuntaba en la buena dirección, aún no había roto con ellos y carecía de un alternativa organizativa adecuada.





El imperialismo y la acumulación de capital


En 1906 el SPD crea una escuela para la formación ideológica de los obreros, en la que Luxemburgo se encargará de impartir lecciones de economía. Para ello redacta un esbozo, que no se conserva íntegro y cuyos restos se publicaron en forma de libro titulado "Introducción a la Economía política", donde expone con gran sencillez los fundamentos que Marx había desarrollado en El Capital para que pudieran ser comprendidos por los cuadros del partido y los agitadores sindicales.

En 1913 se editó su libro "La acumulación de capital", su obra teórica más importante y uno de los análisis clave del imperialismo moderno que, una vez más, suscitó una viva y violenta reacción de los jefes de la socialdemocracia alemana, viéndose ella obligada, a su vez, a defenderse escribiendo, ya en la cárcel, la "Anticrítica".

El núcleo de la argumentación de Luxemburgo parte de los fundamentos que ya expusiera antes en "Reforma social o revolución": el consumo determina la producción; como los capitalistas no consumen toda la plusvalía, esta acumulación engendra un subconsumo que no encuentra salida porque carece de demanda solvente; este subconsumo sólo se puede compensar con las ventas en el mercado exterior, en áreas al margen del capitalismo; por tanto, el capitalismo es un sistema económico que sólo puede funcionar si coexiste con regiones no capitalistas, porque la producción no encuentra compradores ni entre los obreros (ya que estos realizan el capital variable) ni entre los capitalistas (ya que éstos consumen sólo la parte de la plusvalía que no se acumula); hacen falta "otras clases sociales" situadas al margen de esas dos que completen la demanda; una vez que el capitalismo se extienda tanto que no tenga regiones vírgenes precapitalistas ni tampoco "terceras personas" que completen la demanda, se producirá el derrumbe. La causa del colapso, por tanto, es la la limitación de los mercados.

Luxemburgo, en realidad, está describiendo el proceso de expansión capitalista, la acumulación originaria de capital que se desarrolla a costa de las formas de producción precapitalistas, de la ruina de la pequeña producción agrícola y artesanal. En ella la coexistencia de esos dos modos de producción no se verifica necesariamente fuera de las fronteras, porque es posible la expansión interior, cuando existen regiones a las que aún no ha llegado el capitalismo. Desde el momento en que se agotan esos mercados precapitalistas, Luxemburgo no es capaz de explicar el funcionamiento del capitalismo, por qué éste se hunde irremisiblemente. Por eso su teoría es, a la vez, una teoría del imperialismo ya que no concibe el capitalismo sin esa búsqueda angustiosa de regiones vírgenes, sin burgueses ni proletarios, que le permitan sobrevivir. Las contradicciones del capitalismo le impelen a salir fuera de las fronteras, e incluso fuera del capitalismo mismo.

En estas ideas radica la fuente inspiradora de las modernas teorías "tercermundistas" del imperialismo. Lo que Luxemburgo "demuestra" es la imposibilidad del capitalismo, no su desmoronamiento. Es una posición similar también a las que se dieron entre los populistas rusos y que Lenin ya había criticado años antes. A pesar de que Luxemburgo critica expresamente a populistas, incurre en sus mismos errores: las salidas exteriores son imprescindibles, así como "otras clases sociales" al margen del proletariado y la burguesía.

Para Luxemburgo es imprescindible una expansión del mercado para proseguir con la acumulación. En la polémica de Kautsky contra Tugan-Baranovski y Hilferding, que habían defendido la ley de Say, Luxemburgo reconoce expresamente que su opinión en este punto es la misma de Kautsky.

Luxemburgo parte de un error muy común en aquella época entre la socialdemocracia: partir de los esquemas de la reproducción capitalista del Libro II de El capital y tomarlos por un modelo del funcionamiento real del capitalismo. Pero esos esquemas parten del supuesto simplificador de que no existe el mercado exterior y, por tanto, no se puede pretender "demostrar" a partir de ellos que el mercado exterior es imprescindible. Por otro lado, en dichos esquemas Marx supone también que los intercambios se producen por su valor y que no existen transferencias encubiertas de valor a través de los precios de producción, que no obstante resulta característico del comercio internacional.

Afirma que el capitalismo llegará la bancarrota por dos vías: bien porque la expansión capitalista reduce cada vez los sectores no capitalistas y, en consecuencia, impide la acumulación, bien porque sin esperar a ese momento, el proletariado se levantará y acabará con el régimen del capital. Como afirma muy acertadamente, la lucha de clases es un "mero reflejo ideológico de la necesidad histórica objetiva del socialismo, que resulta de la imposibilidad económica objetiva del capitalismo al llegar a una cierta altura de su desarrollo".





1 2







Mujeres Riot - Página Principal